Don’t

El otro día me paso algo bastante curioso. Fue una reacción que tuve que de alguna manera me sorprendió a mi misma.
Creo que a estas alturas todos hemos visto el video de KONY 2012, (si no lo has hecho te sugiero que lo hagas). Yo no había terminado de ver el video cuando ya lo había compartido por todas mis redes, me pareció importante hacerlo y seguí lo que me dictaba la razón.
Un amigo dejó una opinión muy fuerte cuando compartí el video en facebook, una opinión demasiado cruda y era una provocación a molestarme, a que reaccionara de mala manera y lo se porque me lo dijo, quería que debatiéramos sobre el tema y pensé… ¿para qué?. Creo que muchas veces nos dejamos llevar por el instinto primitivo de “luchar”, aunque solo sea con palabras, por defender nuestros puntos de vista, por querer tener la razón pero… ¿para qué?, ¿con qué fin?. Realmente yo no iba a cambiar su opinión, de hecho, aunque no estaba de acuerdo con lo que el planteaba entendía su razonamiento y desde sus zapatos pensé que tenía razón. Pero en mi caso era distinto, mis motivos iban mucho más allá de la razón o la lógica.
Si la lógica realmente no ve contenido, ni ética, ni moral… no podemos recurrir a ellas en todos los casos de la vida. La relaciones humanas son complicadas y abarcan temas más profundos y complejos como los sentimientos y la subjetividad que para nada son compatibles con la lógica. Entonces… ¿de qué vale exponer mi punto de vista en un tema tan delicado?.
La política, la religión y el sexo son temas que desde mi opinión carecen de lógica. Quizás sea por ello tan difícil debatirlos y colocar la posición de cada cual en tela de juicio se convierte en un acto completamente absurdo.

Mi reacción fue borrar su comentario, no quise debatir porque aunque hablásemos del tema no llegaríamos a ningún lado o probablemente si, quizá yo quedaría pensando que es un troglodita, que por personas como él el mundo está como está y el quizás concluiría que soy una hippie y que vivo más en las nubes que con los pies sobre la tierra…
Y probablemente sea así, probablemente la idea de un mundo mejor o de que puedo hacer algo con el simple hecho de compartir un video en facebook me haga sentir mejor aunque desde la perspectiva del problema realmente no esté haciendo absolutamente NADA.
Lo realmente importante es no enfrascarse en querer hacer que los demás piensen de la manera que yo lo hago, y esto es realmente difícil porque suelo ser testaruda y mucho. Pero es un ejercicio de respeto, de respeto incluso por el espacio ajeno en donde aunque yo esté en desacuerdo con lo que otras personas piensen… dejo ser, no me enfrasco, no intento hacerte ver mi punto de vista.

NO es un ejercicio fácil, siempre habrá quien tergiverse palabras o hechos, quien juzgue sin piedad y quien decida etiquetarme de la manera que mejor le parezca o cómodamente le salga del forro… ¿para qué nos vamos a mentir?.

Lo realmente genial es la belleza de pensar dos veces antes de actuar y no hacer nada… no hacer absolutamente nada. Encuentras paz en el vacío.

¡No soy cool!

Crazy people are fucking crazy…

Es más fácil ser un gatito

Miga


Miga ya no está conmigo, hoy mi mamá encontró su cuerpito en el jardín de mi ventana, murió envenenada… no le dió tiempo a llegar a la casa…

Ayer estaba muy preocupada, tenía a Miga desde que era un bebé porque nació en mi casa, su mamá era mi gata. Nació en el closet en un descuido de dejarlo abierto Blanquita (quien fue su mami) decidió tener allí sus gatitos.
Tuvo 3 gatitos, uno de ellos nació enfermito y era amarillo, tenía que alimentarlo siempre con una inyectadora porque los otros eran más fuertes y no lo dejaban comer… el gatito se murió un día que amanecí de entrega y no pude alimentarlo. Estaba Sumo, que era gris con blanco y el más grande y peludito, increiblemente el gatito desapareció y no supimos jamás que pasó con él. Entonces quedó Miga, la gatita obsesionada con los zapatos, delicada, sifrinita y cariñosa.
Miga jamás se metió con los pajaritos de la casa, siempre los respetaba, no se como lo hacía pero sabía distinguir que los de adentro no eran para jugar y mucho menos para comérselos. Miga era súper cariñosa, no se dejaba tocar o acariciar por nadie, solamente por mi y sabía cuando me sentía mal porque no me abandonaba en ningún momento, siempre allí, súper fiel.
Miga tiene ese nombre porque a medida que iba creciendo yo no sabía como llamarla; tengo esta manía de hablarle con una voz súper aguda a mis mascotas y siempre le decía ¿quién es mi gatita Mami?… ella solía arrugar sus patitas blancas y hacerse mimos con todo lo que estuviera a su paso…

Miga no solía salir de casa, solo cuando le venía el celo y sufría mucho pensando que cualquier cosa podía pasarle porque se escapaba por el jardín central y llegaba en las mañanas a llorar en la ventana para que la dejaran entrar… Por mucho tiempo me sentía culpable porque sabía que debía esterilizarla, no quería que tuviera el mismo final que su Mami, me la envenenaron y murió debajo de un carro en el estacionamiento.
Un día del año pasado, recuerdo que fue en Semana Santa vi un anuncio de ASODEPA que tenían jornadas de esterilización y sin pensarlo demasiado fui y llevé a mis tres gatas: Miga, Bolita (hija de Miga) y Tita. Recuerdo que estuve muy preocupada porque al estar anestesiadas las sentía medio muertas, estaba revisando en todo momento que respiraran, al llegar a casa las acosté a cada una en una silla y me quedé viendo tv. Miga se despertó primero pero al seguir con el efecto de la anestesia se iba incorporando poco a poco, sentí horrible porque se había caído de la silla y asumo que se golpearía pero ya a los dos días estaba perfecta.
En todo este tiempo siempre esperé a que se pusiera gorda, pero nunca pasó, de hecho, por un tiempo estuvo bastante flaquita y me tocó desparasitarla y estar encima de ella dándole medicinas. Aunque ya estaba esterilizada ella igual salía en las noches y llegaba temprano en la mañana.

Ayer me moría de la angustia, salí por toda la urbanización, a pie y luego en carro… cerca hay un terreno como abandonado en donde hay una manada considerable de gatos, me daba miedo pensar que hubiese ido para allá y en alguna riña la hubiesen herido y estuviese mi pobre gata quizás en donde… De igual manera no era normal la situación, ella siempre regresa, no estamos hablando de un gato bebé sino de una gata de 4 años.

Hoy en la mañana llegó un señor a reparar unas cosas de acá de la casa y como mi mamá le dió un mal olor que venía de la ventana, del jardín de la ventana; le dijo que revisara… Esperé acá sentada en mi cuarto cuando escuché la voz de mi mamá: “es ella…”
No les puedo explicar como me siento ahora porque es horrible y no se lo deseo a nadie… Siento que no pude salvarla, que aunque estaba esterilizada ella igual siempre salía y callejeaba de noche y no pude hacer nada… La envenenaron como a otros de mis gatos y no encuentro consuelo alguno…

Me fui a dormir tarde en la madrugada haciendo un collage de fotos para pegar un cartel pensado que alguien pudo habérsela robado, dejé el documento abierto esperando a poder imprimirlo hoy…

Miga Bebe

Miga fue mi compañía, mi bebé, mi todo…
Adios Mi gatita, te voy a amar por siempre…

Who am I?

Do this…
Do that…
Who the fuck do you think you are?

Hay que hacerse esa pregunta más a menudo.
A veces me sucede que leo en twitter o en blogs o en facebook o me encuentro a mi misma criticando boberías que sinceramente no son de mi competencia y creo que es importante parar; si, PARAR. ¿Quién demonios te crees para ir criticando la vida de los demás como si de Dios se tratase?… ¿quién coño nos dio potestad para ir dando opiniones a diestra y siniestra sin que nos hayan preguntando?
Que bonito es el silencio, pero más hermoso aún es el respeto.

Meta para la vida diaria: respirar, pensar y volver a pensar antes de hablar… ¿quién coño soy yo para criticarte?.

Te confieso

… Es posible que muera sola y llena de gatos…

En algún momento en mi solitaria soledad en el 2011 decidí que en el 2012 me quería deshacer de ella. Quiero conocer a alguien, que compartamos algunos gustos similares, que me de por sonreír de solo pensar en él y el tipo de tonterías lindas y cursis que uno hace cuando se enamora. Quiero que haya un él en mi vida.

Entonces finalizando el 2011 conocí a alguien, me llamó mucho la atención hasta que en la conversación se coló la palabra novia y quedó descartado. Otro más que se fue a la lista de mis Crushes. No pasa nada, a la primera no iba a ser ¿cierto?… ¡cierto!.

Un día salgo de la universidad y pienso que debería pasar por Farmatodo, recorro sus pasillos, como siempre el del maquillaje va primero y me voy a hacer la absurda cola de la caja para pagar. Pasa la señora que iba antes de mi y allí estaba: “mi chico Farmatodo”, tengo un crush en él desde el 2010 o quizás antes, se que la primera vez que cruzamos algunas palabras fue porque venía de una clase de francés y a él se le ocurrió la brillante pregunta: ¿te gusta leer?… ¿Cómo no me iba a gustar con semejante manera de romper el hielo?…
Hablamos poco, pero en el ambiente estaba ese exquisito aroma a flirteo, fui lenta, muy lenta porque sigo sin saber como se llama y porque no fui tan astuta como para darle mi número. Volví al otro día con Gaby, el finde estaba por irse a USA así que debía ver a mi crush… lo vimos de lejos pero no me atreví a saludarlo al verlo ocupado.
He vuelto un par de veces y ninguna he tenido suerte, he vuelto con la intención de darle mi número por sacarme la espinita, porque quiero saber que sucede, porque aunque no ocurra nada me gustaría conocerlo.

Y aquí estoy, pensando que el destino es imbécil conmigo y me hace verlo para después desaparecerlo… Me aterra pensar que quizás la soledad me esté haciendo ver cosas donde no las hay pero lo que realmente me bajonea es que puede que exista la posibilidad de que no haya nadie que quiera sostener mi mano…