Merci beaucoup!

Muchas son las veces en que me encuentro embargada por un montón de sentimientos que no se como calificar o clasificar. En esos momentos intento estar tranquila y simplemente dejar fluir todo lo que siento…
No me pasa a menudo, a menos que este a punto de sucederme algo importante o especial como mi cumpleaños (lo sé, soy una egocéntrica xD). Siempre la noche del 7 de abril me cuesta dormir, intento hacer un recuento de todo lo que hice en el año como si fuera un 31 de diciembre… pues para mi cumplir años es el cierre de una etapa y el comienzo de otra.

Mis 20 fueron… WOW, conocí tanta gente, me pasaron tantas cosas… no sabría por donde comenzar, pero creo que llego a la conclusión de que soy sumamente afortunada, y mas que una cuestión de fortuna o suerte siento que he sido bendecida por Dios. Muchas veces me quejo por pequeños acontecimientos muy puntuales que me suceden en el día a día (si me siguen en twitter sabrán que Murphy nunca deja de acecharme) pero que a la larga no son mas que un montón de anécdotas graciosas para contar en reuniones y cafés con los amigos.
Al final del día siempre me siento con la necesidad de dar gracias, a Dios o como prefieras llamarlo, por la familia que tengo, por mis amigos, por la cantidad de gente que me quiere y que me apoya; lamentablemente no todas las personas en el mundo pueden decir lo mismo. Doy gracias incluso por los problemas que se me presentan en el camino, porque cada uno representa un reto y porque al final… no son tan graves como aparentan serlo en un primer momento.

Quiero dar gracias, quiero compartir mi alegría y mi buena vibra a donde quiera que vaya. Y seguir sonriendo aunque a veces me cueste porque creo firmemente que las sonrisas curan el alma. Porque aunque no ha sido fácil, ha sido el camino que me ha tocado… mi camino, solo mio… y me encanta por eso.

Aquí estoy, no me he ido ni me iré… seguiré luchando porque de eso se trata la vida, una constante lucha, a veces fuerte a veces flojita por lograr todo aquello que queremos deseamos y anhelamos con el corazón.

Anuncios