Algo tienen las grandes ciudades que soy capaz de pasar HORAS viendo fotos de luces y más luces, de calles llenas de gente y de personas yendo muy a su bola… ignorando por completo lo afortunados que son por caminar donde caminan, por vivir donde viven y repetir la rutina.

¿Cuándo me toca a mi?

Anuncios