Al principio, cuando son unos bebes, cuando son mas lindos y tiernos, ninguno me quiere.

Los gatos siempre son súper diferentes a los perros. Siempre he pensado que un gato es una compañía mas que una mascota. No son dependientes como los perros que necesitan de nuestra atención como un hijo más. Los gatos son autosuficientes, y aunque mucho se diga que son traicioneros no lo son, solo tienen demasiada personalidad y a decir verdad creo que mucha gente no soporta que un “animal” no lo necesite, cuestión de ego.

Miga al principio, cuando era una bebe no me quería, me tenía miedo, no es fácil ganarse un gato, que se los digo yo que desde que tengo 8 años de edad he convivido con ellos. Pero una vez que te lo ganas son una compañía fiel para toda la vida, te siguen a donde estés, son súper territoriales y celosos, mucho mas que cualquier persona. Te cuidan si hace falta y saben cuando estas triste o no. Tienen un equilibrio perfecto entre su tiempo, que adoran estar solos y dormitando encima de la nevera (por ejemplo), y acompañarte, o jugar contigo, o hacerse mimitos si es necesario.

Manchita (la nena de la foto), poco a poco me la estaba ganando, ya solita me buscaba en las mañanas y dejaba que le hiciera mimitos, además de que siempre me acompañaba en la computadora, o intentaba acostarse en ella, o perseguía el puntero del mouse con ganas de comérselo. Ya me seguía a todos lados y conocía el sonido con el que toda la vida les he enseñado para que entiendan que es hora de comer.

Hoy a las 8 de la mañana me despertó mi mamá diciéndome que Lorenzo había matado “a la gatica”… que encontró un cuerpecito deshecho y la cabecita por otro lado, que no sabía en que momento se había salido porque cuando ella llego la gatita ni siquiera estaba en la puerta.
Juro que vinieron a mi mente el montón de veces que la regañaba porque se intentaba salir y me daba miedo que Lorenzo le fuese a hacer algo.

Hoy me toca decirle adiós a mi gatita linda, que ya estaba gordita y creciendo más que nunca. Era una grosera, corriendo por todos lados siempre y mordiendo sin respeto alguno incluso a mi mamá.

Goodbye my baby.

Anuncios