Tranquila. De nuevo tranquila y en neutro, pero a pesar de lo tranquila estoy cansada, y de esto, mucho lo estoy.
Cansada de intentar caber en un molde por no afectar de “mala” manera a otra persona. Cansada de no ser lo sufucientemente buena, de no dar la talla, de fracasar una vez tras otra. Cansada de recibir malos tratos, desplantes, insultos disfrazados, burlas y un sin fin de faltas de respeto.
Cansada de que me midas, me juzgues, me critiques, me manipules.

Si, la dueña de este blog se ha cansado de intentar ser siempre la Zahamira para alguien mas y olvidar que primero debe ser Zahamira para ella misma.

No quiero que me importe, de hecho, decreto en este post que NO me va a importar, porque a partir de este mismo instante comienzo a ser quien quiero ser, y al que no le guste puede irse por donde vino porque nadie es imprescindible, ni siquiera yo (y en especial yo).

¿Molesta?, no. Cansada, muy cansada.

Anuncios