El problema de ser un soñador compulsivo es que te cuesta diferenciar lo que sueñas de la realidad.

Quiźas es pesimista pero reconoces un sueño cuando ves que todo va demasiado bien para ser cierto.

¡No me despierten!

Anuncios