Un año, sigo de pie y con muchísimas mas fuerzas.
Un año lleno de lecciones, de experiencias y un montón de cosas por contar y recordar.
Hace un año fui obligada a renacer, y no me arrepiento de absolutamente nada.
Dos cosas me quedaron sumamente claras: la primera, que la miseria humana nunca dejara de sorprenderte (en especial cuando no te lo esperas); la segunda, no importa cuantas veces te caigas lo importante es levantarte con la frente muy en alto porque NADA podrá contigo.
Aquí estoy, renovada, con mas experiencia y con muchas ganas de seguir aprendiendo. Hace un año murió “ZamKata”, pero sigue habiendo Zahamira para rato ;].
A ti, que Dios se apiade de tu alma.
Anuncios