La primera vez que la escuché me destornillé de la risa, es que es ¡demasiado incoherente!, y la letra ni se diga. A estos loquillos creo haberlos conocido por Buenafuente, pero ya no estoy segura.
Anuncios