Los blogs han muerto, y tú y yo no somos mas que fantasmas aferrados al recuerdo de las palabras que caminan al ritmo de la nostalgia, dónde tu esencia y la mía es una sola y las fronteras se desvanecen porque ya mi historia no me pertenece y la tuya dejó de serlo para correr a mi lado.

Los blogs han muerto y yo adoro ser parte del gran cementerio que cada vez se llena más de zombies ;].

Anuncios