¿Cómo se pone en palabras las cosas que se sienten?
Ya no escribo, ya no se escribir, ya no hablo porque no hay sonidos, no encuentro letras, ni sílabas, ni nada para describir cosas que solamente se demuestran con acciones.
Me río sola y  descubro que sonrío recordando cosas que me hacen suspirar y me siento extraña y ridícula, y con ganas de no sentir nada porque no soy amiga de la vulnerabilidad.
Pero cuando eres vulnerable, cuando estás completamente a merced de lo que sientes no puedes hacer otra cosa que comenzar a vivir. Es allí cuando tu vista, tu olfato, tu oído, tu gusto y tu tacto se agudizan.
Sólo estamos vivos cuando dejamos de ser conscientes para correr detrás de los impulsos que el alma necesita.
Este post lleva tu nombre, y no pienso decírtelo.
Y yo poco a poco voy despertando de sensaciones que creía dormida.
Anuncios