Cuando ya no pides nada más ¿eres conformista?
¿Es lo mismo estar conforme que ser conformista?
Y si siempre quieres más… ¿eres inconforme?
¿Existe un límite?
¿Es posible el equilibrio?
¿Es una utopía?
Lo cierto es que no existe una única respuesta, ni un manual sobre que hacer. Lo difícil de aceptar es que solamente el tiempo nos permite comprender las dudas, a cada paso que demos vamos aprendiendo.
Anuncios