En este momento solo me queda decir gracias, porque por fin me siento llena, plena, en paz y motivada.
Asumo mi camino, asumo mis errores (que son muchos) y me perdono por el daño que me hice a mi misma. Se que necesitaba pasar por ese camino, que iba a ser largo pero lleno de enseñanzas que un día entendería.
Quizás ahora no lo entienda al 100% pero el estar en paz me hace sentir VIVA, me hace sonreir desde el alma y eso… no tiene precio.
Gracias.
Anuncios