Posts from the ‘personal stuff’ Category

Te confieso

… Es posible que muera sola y llena de gatos…

En algún momento en mi solitaria soledad en el 2011 decidí que en el 2012 me quería deshacer de ella. Quiero conocer a alguien, que compartamos algunos gustos similares, que me de por sonreír de solo pensar en él y el tipo de tonterías lindas y cursis que uno hace cuando se enamora. Quiero que haya un él en mi vida.

Entonces finalizando el 2011 conocí a alguien, me llamó mucho la atención hasta que en la conversación se coló la palabra novia y quedó descartado. Otro más que se fue a la lista de mis Crushes. No pasa nada, a la primera no iba a ser ¿cierto?… ¡cierto!.

Un día salgo de la universidad y pienso que debería pasar por Farmatodo, recorro sus pasillos, como siempre el del maquillaje va primero y me voy a hacer la absurda cola de la caja para pagar. Pasa la señora que iba antes de mi y allí estaba: “mi chico Farmatodo”, tengo un crush en él desde el 2010 o quizás antes, se que la primera vez que cruzamos algunas palabras fue porque venía de una clase de francés y a él se le ocurrió la brillante pregunta: ¿te gusta leer?… ¿Cómo no me iba a gustar con semejante manera de romper el hielo?…
Hablamos poco, pero en el ambiente estaba ese exquisito aroma a flirteo, fui lenta, muy lenta porque sigo sin saber como se llama y porque no fui tan astuta como para darle mi número. Volví al otro día con Gaby, el finde estaba por irse a USA así que debía ver a mi crush… lo vimos de lejos pero no me atreví a saludarlo al verlo ocupado.
He vuelto un par de veces y ninguna he tenido suerte, he vuelto con la intención de darle mi número por sacarme la espinita, porque quiero saber que sucede, porque aunque no ocurra nada me gustaría conocerlo.

Y aquí estoy, pensando que el destino es imbécil conmigo y me hace verlo para después desaparecerlo… Me aterra pensar que quizás la soledad me esté haciendo ver cosas donde no las hay pero lo que realmente me bajonea es que puede que exista la posibilidad de que no haya nadie que quiera sostener mi mano…

Anuncios

Cinco días

Parece mentira que en solamente cinco días se cumplirá un año, desde ayer he estado recordando cada cosa con detalle y en especial ese sentimiento de ansiedad sobre el futuro cercano que viviría. Recuerdo la manera en que dejé todo preparado y aunque me habían contado experiencias similares no tenía idea de lo que vendría… que inocente fui en ese momento y que bendecida me siento ahora por haber tomado aquella decisión y haber emprendido este camino.

En solo cinco días se cumplirá un año y yo siento que todo fue ayer…

Posted from WordPress for Android

Goodbye

El día que dejaste de hacer preguntas.
El día que empezaste a aceptar las situaciones sin juzgarlas, sin clasificarlas como buenas o malas.
Hubo un día en que entendiste que la tolerancia no era para ti, que era una hipocresía y que más valía una honesta y respetuosa soledad.
Hubo un día que despertaste y supiste que no estabas segura de quien eras pero tenías la certeza sobre quien no eras y que cosas no te gustaban ni eran para ti.
Hubo un día que mucho te costó pero aceptaste que había personas que debías dejar ir porque para que existan relaciones a futuro se necesita una base sólida de valores en común. Que si, que los quieres a todos y los aceptas como son pero hay cosas que van más allá de eso. Barreras invisibles que permitieron el paso a la incomodidad y a ver la distancia geográfica como una genialidad del destino.
Un día despediste a personas importantes de tu vida, sin rencor, sin odio, sin tristeza… con nostalgia por los buenos tiempos pero sabiendo que no volverían.
Un día dejaste de luchar contra el mundo porque entendiste que no lo cambiarías, que tristemente esa fuerza e ímpetu de adolescente se acabó, que no vale la pena. Y no, no eres igual a ellos, pero los aceptas, no los entiendes pero convives con una realidad diferente a la tuya y sientes un profundo respeto hacia ello porque sigues creyendo que todos tenemos derecho a SER.
Un día con nostalgia la despediste, y ella sonriente te dijo que fueron buenos los momentos que pasaron juntas.
A ti, adolescencia, sobrevivimos :).

Gracias

En este momento solo me queda decir gracias, porque por fin me siento llena, plena, en paz y motivada.
Asumo mi camino, asumo mis errores (que son muchos) y me perdono por el daño que me hice a mi misma. Se que necesitaba pasar por ese camino, que iba a ser largo pero lleno de enseñanzas que un día entendería.
Quizás ahora no lo entienda al 100% pero el estar en paz me hace sentir VIVA, me hace sonreir desde el alma y eso… no tiene precio.
Gracias.

Ya fue

No puedo, lo siento pero no puedo.
No puedo seguir pretendiendo que las cosas están bien cuando claramente no lo están, cuando yo no me siento bien, cuando espero por cosas que no sucederán y tengo en la mente ese loop sobre situaciones que me duelen y que no he superado.
Quizás estoy siendo impulsiva pero es hora de parar.
Ya no quiero hablarte más.

Thank you

Pocas cosas me habían dolido tanto en la vida como nuestra despedida.
Hoy vi una película que era una deuda pendiente que tenía conmigo misma, The Eternal Sunshine of the Spotless Mind, si no la has visto ni leas este post porque seguramente está lleno de spoilers.
Me pregunté a mi misma ¿si pudiera borrarte de mi memoria… lo haría?. Es tentadora la idea, el poder desaparecer por completo tu personaje, que jamás hayas existido y es entonces cuando recuerdas que como en todo, hay cosas buenas y malas.
Jamás tendré la oportunidad de decírtelo pero me enseñaste tantas cosas, conocí tantas cosas, me sentí tan llena y tan completa, tan en mi lugar… Me da miedo ser incapaz de volver a sentirme así. Cuando se tiene tanta complicidad con una persona es difícil imaginarse sin ella pero creo que en realidad nos enamoramos y nos aferramos a esa hermosa idea de la felicidad porque en ese momento el éxtasis parece ser infinito.
Señor, usted me enseñó a amar y a mandar a la mierda los límites porque mientras hubiese un “te amo” el mundo entero podía desaparecer si le daba la gana porque no había nada que me importara más en la vida que el nosotros y el ahora, cada instante y cada segundo.
¡Que peliculón!, todos deberían verla y sentirse como yo ahora, no importa que tan miserable haya sido la despedida, tengo una historia para contar y jamás me sentí tan viva como cuando sucedía.

Pick me

Entre la multitud, el montón de cosas por hacer, las malditas ocupaciones y un millón de cosas más, allí estoy esperando pacientemente y otras con una histeria de muerte.

Elígeme.